Ideas sobre contingencia

  1. Lo que es transversal es el interés en la educación como problemática y sus derivados. Ese interés es mayoritario hoy gracias a nosotros, pero la sociedad es algo más compleja de lo que algunos piensan. El movimiento estudiantil no puede ser transversal en sí mismo. Y es por eso nosotros no tenemos el toro por las astas: porque hay otras voluntades colectivas que se articulan en derredor de comunidades de intereses muy distintas a las nuestras. Hay que pensar en todos las partes del ajedrez, y no sólo mirarnos hacia adentro. Los trabajadores, son el mejor ejemplo. ¿Son los trabajadores posibles agentes de un cambio sustancial? Sí, son los únicos. Pero hay que atender al escaso desarrollo sindical. Desde la Sociedad de la Igualdad de Santiago Arcos y Francisco Bilbao hasta el Gobierno Popular, pasaron 120 años. Nosotros no tenemos porque pensar que esperaremos todo ese tiempo, pero tampoco que el mundo nuevo empieza con nosotros. Hay todo un mundo afuera de la universidad. La impaciencia es amigota de los simulacros estéticos, pero es enemiga acérrima de las revoluciones de carne y hueso.

  2. La educación gratuita se puede conseguir de dos formas. Una, por el financiamiento a la oferta, y otra, por el financiamiento a la demanda.  A la demanda, es igual a decir becas y subsidios al individuo o la Banca (el Fondo Solidario es más beca que crédito, según el gobierno). A la oferta, es igual a decir financiamiento a las instituciones. Siendo ambas posibilidades técnicamente posibles en el marco de un paquete de otras reformas, estamos lejos de ambas. Sin embargo, es el financiamiento a la oferta lo que mejor representa el espíritu de nuestra movilización. Todo avance en esta dirección, es un avance en pos de la educación pública y gratuita (última meta del financiamiento a las instituciones). No hay que bajar los pisos mínimos. Aceptar críticamente un avance, no implica bajar los brazos respecto de la gratuidad. La educación gratuita, por detrás de la consigna, es el fortalecimiento de un modelo opuesto al de mercado. Es el fortalecimiento del modelo público. 

  3. El Presupuesto es importante, pero no es el límite absoluto del movimiento. Es lógico que todo aumento basal que sea sustancial a las universidades, primero estatales, luego tradicionales, debe verse reflejado en el Presupuesto, sencillamente porque no hay otra forma, hoy. Pero nuestro proyecto social e implícitamente político es de largo aliento. Venimos peleando desde el 2006 la mayoría ¿Cómo se nos va a acabar la cuerda a los 20 años? Hay más salidas. Por ejemplo, en Chile no hay posibilidad de una iniciativa ciudadana de Ley, pero se puede instrumentalizar a una de las bancadas, bajo acuerdo político, para presentar un proyecto de Reforma Tributaria o una Ley de Educación Gratuita, construida desde las organizaciones sociales.

  4. El sistema político todavía es un límite de las demandas. La prueba es que, de hecho, es bastante más inteligente que nosotros en muchas cosas. Un claro ejemplo es la facilidad con que es capaz de resignificar los contenidos de nuestros movimientos. Las derrotas que venimos arrastrando desde el 2001 hasta hoy, muestran cómo no hemos sido capaces de verticalizar nuestras propias demandas. Lo que hace es lo siguiente: en medio del ímpetu primero, toman la consigna (las cuales considero de escaso valor a la hora de construir) y la dan vuelta como una bolsa de plástico. Así, el 2006, “No a la LOCE” derivó en la Ley General de Educación, y hoy día “Educación gratuita” parece estar derivando en un aumento del porcentaje de gratuidad mediante el financiamiento a la demanda, estimulando la competencia entre la oferta pública y privada, lo cual en las condiciones actuales podría significar un traslado de estudiantes desde las universidades estatales en quiebra como la nuestra, a universidades privadas. Cuando escasean los acuerdos, somos inconscientes o más enfáticos en las consignas que en las diferencias entre modelos, y ocupamos la violencia política entre nosotros, el sistema (menos acalorado y más exacto que muchos agitadores) nos pasa aquellos tremendos golazos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>