Entrevista al profesor Wilfredo Quezada a propósito de la acreditación de la carrera de filosofía.


¿Dónde cree usted que está el “valor agregado” de la Licenciatura en Filosofía que le permitió acreditar por cinco años?

Yo pienso que para no dar una respuesta políticamente correcta simplemente, se debe ofrecer un poco de contexto indicando primero que la carrera en la primera acreditación obtuvo 3 años. En esa oportunidad se indicaron varios problemas objetivos que aquejaban a la Pedagogía. Algunos de esos problemas se resolvieron en el período que medió hasta la reacreditación pero otros no. La presentación a la reacreditación por otra parte se demoró mucho. Debería haber ocurrido a comienzos de 2010 y terminó ocurriendo en mayo de 2011. Las razones para este retraso fueron múltiples pero los conceptos que mejor sintetizan esas razones, en mi opinión, son: conflicto interno de visiones, transición institucional y estilo de conducción del proceso. Todo esto retrasó, dificultó y trabó en determinadas fases la redacción del Informe de Autoevaluación. Todo esto afectó a los propios estudiantes quienes, debido al retraso en la presentación del Informe, no pudieron ser elegibles para la Beca Vocación del Profesor en 2011, costo que en esa oportunidad debió asumir la misma universidad. Por otro lado, si bien, de acuerdo a lo que indicaron los pares en la primera acreditación, se inició el trabajo de modificación de nuestro Perfil de Egreso y de la actual malla curricular en el contexto de un proyecto Mecesup, sólo pudimos arribar a la fase de modificación del perfil y nada más. Finalmente, la fecha para la visita de los Pares Evaluadores, negociada varias veces con la agencia, terminó coincidiendo con la toma generalizada de la universidad, lo que nos llevó a hacer la apuesta, junto con las autoridades de la universidad, de no retrasar más la visita y avanzar como fuese con ella, pese a los evidentes riesgos que eso conllevaba para el resultado de todo el proceso. Todo esto, con mucha razón, hizo pensar a muchos observadores que el resultado podría ser, si no desastroso, al menos muy discreto, es decir, a lo sumo 3 años. Considerando lo anterior, no se los puede culpar en lo absoluto y hay que aceptar que el resultado de 5 años no sólo se ve como exitoso sino como sorpresivo. Sin embargo, y ahora voy a la pregunta, no es para nada sorpresivo si uno considera 5 elementos fundamentales que permitieron superar los diagnósticos más pesimistas: 1) el producto consolidado de la carrera, sus egresados y titulados, 2) la calidad y el compromiso de sus estudiantes, 3) la voluntad expresa de consolidar la transición interna del profesorado que apunta fundamentalmente a la calidad y a un cambio de estilo en la toma de decisiones, 4) la seriedad con la que se asumió por parte de todos los involucrados el proceso -pese a su lentitud inicial- de cambiar el perfil y la malla de la carrera y 5), finalmente e igualmente importante, la perseverancia en avanzar en el proceso de autoevaluación pese a nuestras visibles diferencias y desencuentros internos, que en algún momento alcanzaron incluso al estudiantado. Yo creo que esos 5 puntos sintetizan el plus que llevó al importante resultado que obtuvimos.

¿Cuáles fueron los puntos más destacados por la evaluación de pares?

Bueno, eran varios de acuerdo al Informe de los pares, entre ellos, una apropiada articulación entre la formación pedagógica y la formación disciplinaria, una reformulación acertada del nuevo Perfil de Egreso en el que se reconoce el trabajo participativo de todo el Departamento de Filosofía,una visibilidad clara de la imagen externa tanto a nivel local como nacional del Departamento, sobre todo en la línea disciplinaria de la filosofía de las ciencias, un cuerpo académico en general de excelencia y una percepción positiva de los cambios institucionales acaecidos recientemente en la unidad que se focalizan en la claridad de la gestión y la búsqueda de la calidad.

Acreditar por cinco años es un espaldarazo a un trabajo que comienza. ¿Hacia donde se orientará el proyecto educativo de la licenciatura?

Esas orientaciones se determinarán a través del Plan Estratégico del Departamento que espero que se sancione durante el primer semestre del próximo año. En lo que respecta a la licenciatura, mi opinión es que debemos ver la reforma de su malla curricular como una oportunidad para complejizar la oferta académica del pregrado. Debemos examinar seriamente la posibilidad de las salidas intermedias mediante la modularización del curriculum, la conexión más fluida con la oferta de postgrado, de conectarnos con ofertas semejantes de pregrado tanto en la universidad como fuera de ella y, algo que puede parecer innovador pero tiene toda la racionalidad del mundo en la Usach, la posibilidad concreta de obtener interdisciplinariedad efectiva en el módulo disciplinario a través de la conexión con las pedagogías de ciencias. Somos no sólo buenos en la formación en filosofía de las ciencias, somos los mejores en Santiago, y debemos explotar la posibilidad de tener conexión sistemática con aquellos que hacen educación matemática o educación en ciencias naturales. Esto daría a nuestros egresados un plus interesante en la práctica pedagógica en la EM.

El viernes pasado la licenciatura de filosofía celebró una ceremonia de titulación. ¿De qué forma estos profesores titulados son el reflejo del trabajo significó una acreditación tan exitosa?

Como ya indiqué anteriormente al hablar de las fortalezas que percibieron los pares evaluadores, nuestros titulados proyectan lo mejor de nuestro esfuerzo formativo. Esto se reflejó ampliamente en las encuestas y entrevistas a los empleadores, en las posiciones destacadas que muchos de nuestros titulados y tituladas ocupan en colegios emblemáticos como el Instituto Nacional, en el reconocimiento que recibimos permanentemente de todos los colegios dónde realizan sus prácticas profesionales nuestros estudiantes que se expresa en que en todos ellos mantenemos cupos especiales para nuestros estudiantes. De ahí por tanto que como Director sienta un orgullo especial por lo que ellos representan y por la forma sobresaliente en que proyectan nuestro quehacer formativo en el Departamento.

Por último, ¿cuál es el rol que puede jugar o jugó el decanato de la FAHU en este proceso?

Bueno, otra fortaleza percibida por los pares evaluadores es el apoyo permanente que ha recibido la carrera de parte de las autoridades de la universidad y, en este sentido, debo destacar en primer lugar el rol destacado que jugó la Sra. Vicerrectora en el proceso de la visita de los pares, quien con su resolución, ánimo positivo y experticia blindó nuestras arriesgadas decisiones en momentos cruciales -por ejemplo para permitir que el instituto IDEA fuera el lugar en que se instalarán los pares ya que la universidad estaba tomada- y nos aportó la ayuda crítica que en ciertos instantes de zozobra necesitábamos. En la misma línea, el apoyo que ha brindado el decanato de la FAHU a todo el proceso ha sido fundamental, primero a través de la anterior decana, profesora Carmen Norambuena, al incentivarnos a involucrarnos en un proyecto Mecesup asociativo con Historia para reformar los perfiles y las mallas currriculares de ambas carreras y posteriormente en la persona del actual decano, profesor Augusto Samaniego, cuyo apoyo irrestricto quedó reflejado en toda su extensión en el discurso durante la ceremonia de titulación que ud. mencionaba anteriormente. Sin ese apoyo, sobretodo durante el período de la toma de la universidad en que se nos permitió instalarnos en las dependencias de la facultad en Cumming, no habríamos tenido el espacio y la tranquilidad suficiente para reunirnos con el equipo a tomar decisiones fundamentales durante el proceso de la visita. Finalmente, en el espíritu de agradecer apoyos y compromisos quisiera destacar la actitud del Centro de Estudiantes de Filosofía y de la inmensa mayoría del estudiantado de la carrera que, incluso discrepando razonadamente acerca del trasfondo ideológico que anima los procesos de acreditación, mostraron, si no apoyo permanente, como sí lo hizo el CEF, una sutil y madura solidaridad que lleva a creer que más allá de la consigna ocasional no desean renunciar a pensar que la filosofía, en cualquier acepción, es una gesta comunitaria que se valida entre todos y de cara a todos.

* El pasado 25 de diciembre Usach Al Día realizó esta entrevista al director, sin embargo no salió tal cual se respondió producto de la edición del diario universitario. Contamos, hoy, con la entrevista completa.

2 comments on “Entrevista al profesor Wilfredo Quezada a propósito de la acreditación de la carrera de filosofía.

  1. Recuerdo una Asamblea en la que postulé que el que quería que la carrera no se acreditará tenia entonces que ser un paria, en el sentido de querer la destrucción de la propia carrera (Si no se acredita filosofía en la Usach se acabo el Chiste) que libremente eligió para así conseguir la figura que le permita encajar en la sociedad a modo profesional. No obstante, el proceso de ‘Socialización’ de la acreditación en estado de movilización nunca permitió, durante el periodo del primer CEF 2011, que el estamento Académico se pusiera de acuerdo con el Estamento estudiantil en cuanto a sus intereses puntuales del momento. El estamento Académico sólo tenía entre ojos el Acreditarse tras un año y algo más de atraso en el proceso y no había más que eso. Por otro lado, el Estamento Estudiantil vivía el proceso de movilización estudiantil más importante de los últimos años, y el proceso de acreditación se veía como una carga no merecida que no permitía dedicar todos los esfuerzos a la movilización misma. En último caso quiero decir que nunca pudimos ponernos de acuerdo entre estamentos… luego vino la división interna del Estamento Estudiantil.

    El otro día hablaba con el profesor Vecchi y me decía que en estos momentos hay cierta paradoja en Filosofía, ya que según él por estos tiempos se vive cierta estabilidad al interior de su estamento, lo cual no significa que ahora Wilfredo Quezada es el mejor amigo de Rodolfo Malverde, por poner un ejemplo al azar, sino que al menos pueden discutir qué hacer de ahora en adelante, en el contexto de un consejo de profesores, con la carrera. Sin embargo, la división notoria que antes tuvo dicho estamento, con todo lo que significó Molina y bla, bla, bla, se puede ver ahora en el Estamento Estudiantil, están divididos me decía, ¿Qué les paso? me preguntaba luego el profesor. ¿Qué nos paso? difícil de meter toda una explicación desde mi perspectiva en este espacio para comentar, pero si puedo decir algo: ¿Qué va a pasar? Qué va a pasar cuando ingresen los nuevos Caxorros en marzo, qué se les va a decir de la orgánica del Estamento estudiantil, ¿acaso en el Caxorreo se les dirá ‘Han de elegir necesariamente su bando de ahora en más’?

    Hay una misión muy importante que tenemos como Filosofía Usach y no es la de llegar a darnos abrazos todos con todos, sino que tenemos la misión de al menos poder dialogar cara a cara entre estudiantes y profesores, y más aún entre estudiantes, y no a través de Mail o páginas web, sino que como ya dije ‘Cara a Cara’ para que así queden las cosas claras y ver si se solucionan, ya que una solución ha de ser compartida entre las partes dialogantes, por lo cual difícilmente significa en este caso que terminemos siendo amigos.

    Un pequeño cometario al respecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>